APNEA

La apnea obstructiva de sueño es una enfermedad en la que la persona afectada intenta respirar sin éxito a través de la nariz o la boca durante el sueño.

Esta falta de aire dura unos segundos y el paciente recupera el aliento inmediatamente, por lo que la mayoría de las veces el roncador no es consciente de que le ha faltado el aire.

Esta privación reiterada de oxígeno durante la noche impide que se entre en determinadas fases del sueño profundo necesarias para un descanso reparador. Como causa de esta falta de oxígeno, durante el día se experimenta sensación de somnolencia, fatiga y abatimiento, aparte de poder ser el origen de determinados problemas circulatorios.

En general, la apnea obstructiva durante el sueño se presenta en varones obesos que, en su mayoría, suelen intentar dormir de espaldas. Este trastorno es mucho menos frecuente en mujeres.

La obesidad, probablemente como consecuencia del envejecimiento de los tejidos corporales y de otros factores, produce un estrechamiento de las vías aéreas superiores.

El riesgo de desarrollar la apnea obstructiva durante el sueño se incrementa debido al tabaquismo, el abuso de bebidas alcohólicas y a enfermedades pulmonares como el enfisema. Puede existir una predisposición hereditaria, afectando en este caso a varios miembros de una misma familia.

Ante la sospecha de padecer estos síntomas, es importante llevar a cabo un estudio en un centro especializado para tratar de determinar si se padece o no la apnea obstructiva de sueño.