salut bucal estiu
Junio 25, 2019

Protege tu salud bucodental también en verano

Playa, piscina, montaña, no importa el destino. La época estival y las vacaciones hacen que olvidemos el cuidado de nuestra salud bucodental. Pero no solo descuidamos la higiene dental, también cambiamos algunos de nuestros hábitos diarios por otros menos saludables.

¿Cómo afecta el verano a nuestra salud bucodental?

No hay duda de que el verano afecta a nuestra salud dental. Durante las vacaciones perdemos un poco la rutina y dejamos de lado nuestra dieta habitual. Todo ello, unido al calor y las altas temperaturas, desencadenan efectos negativos para nuestra sonrisa.

El calor favorece la proliferación de bacterias

Las altas temperaturas del verano suelen provocar un déficit de hidratación que puede llegar a afectar a nuestra boca. La falta de saliva puede producir la aparición de caries, aftas bucales y problemas más graves en las encías. Para combatir las altas temperaturas y que estas no deterioren nuestra sonrisa es importante no descuidar la higiene dental.

Adquirimos malos hábitos

Durante el verano solemos descuidar nuestra alimentación y adquirir hábitos poco saludables. Aumentamos el consumo de azúcar, refrescos y bebidas carbonatadas, alcohol y tabaco. Todo esto favorece la proliferación de bacterias y placa bacteriana, provocando caries y otros problemas más graves como la gingivitis o la periodontitis.

Para controlar los excesos durante las vacaciones es importante tomar algunas precauciones y no olvidar cepillarnos los dientes. Además, conviene beber mucha agua e incluir una buena cantidad de frutas y verduras en nuestra dieta diaria para evitar problemas de deshidratación y sequedad.

Descuidamos la higiene bucal

El 20% de los españoles descuida su higiene dental durante el verano. Esto sumado a los malos hábitos alimenticios que solemos adquirir en la época estival, provoca que nuestros dientes se vean deteriorados. Esto también aumenta la aparición de placa bacteriana, halitosis, gingivitis y sensibilidad dental.

Estos problemas bucales puedes derivar en enfermedades más graves. Para evitarlo, lo más recomendable es llevar siempre con nosotros un pequeño kit de limpieza que nos permita por lo menos cepillarnos los dientes tras cada comida. En caso de que no puedas cepillarte los dientes con tanta frecuencia, es importante que no olvides el cepillado antes de acostarte. Recuerda que durante las horas de sueño las glándulas producen menos saliva y esto favorece la proliferación de bacterias.

Aumentan los traumatismos dentales

Los traumatismos dentales suelen ser más frecuentes en verano. El motivo lo encontramos principalmente en que durante la época estival realizamos muchas más actividades fuera de casa y practicamos más deporte al aire libre o bajo el agua. Esto aumenta las probabilidades de sufrir caídes y golpes en la boca, sobre todo los más pequeños.

Una solución para evitar fracturas o incluso la pérdida de algún diente es el uso de protectores dentales, como ILERPROTECT®. Este tipo de protectores se adapta perfectamente a la boca protegiéndola de posibles golpes, lesiones o traumatismos.

Visita al dentista después de las vacaciones

Ahora que ya sabes cómo afecta el verano y el calor a tu salud bucodental, es importante que tomes conciencia para que tu sonrisa no se vea afectada. De cualquier forma, lo más recomendable es visitar al dentista tras el verano y las vacaciones. Así podrás realizarte una revisión y una limpieza dental para asegurarte de que tu dentadura está en perfectas condiciones.

 

PIDE CITA ONLINE EN SÓLO 3 CLICS

Quiero recibir las últimas novedades y promociones